martes, 10 de marzo de 2015

La aventura de la lectura; un viaje a nuestro yo



Autor: Martes de cuento
Twitter: @MartesdeCuento


Pues sí, porque aunque nos suene a típico tópico, aventurarse en el interior de un libro es el inicio de un periplo que nos conduce a explorar lugares insospechados de nuestra mente y de nuestra personalidad. Lugares que sin la lectura jamás serían descubiertos y estarían condenados a permanecer ignotos para siempre. 

Porque al leer, nuestra capacidad de pensar se pone en marcha, lo que propicia la reflexión que, a su vez, afina el espíritu crítico. Y todo ello, no es otra cosa que un viaje a nuestro interior en busca de las piezas necesarias para construir ideas propias. Tomando prestada la frase de Derrida, (http://es.wikipedia.org/wiki/Jacques_Derrida) “Cada libro es una pedagogía destinada a formar a su lector.

Gracias a los personajes y a las situaciones con las que se enfrentan, experimentamos la alteridad. Cuando nos sumergimos en las historias, asumimos vivencias ajenas, descubrimos sentimientos, situaciones extremas, se nos plantean dilemas… Y al aprobar o rechazar las decisiones de los personajes, sus actos, sus pensamientos…, nos estamos construyendo nosotros al mismo tiempo. Cimentamos una moral que va modelando nuestra forma de ser, nuestras ideas y el modo de entender la vida y de enfrentarnos al mundo. Y esto es válido para el lector de cualquier edad.

Sin embargo, hay adultos que consideran que a los niños solo se les debe procurar lectura en positivo. Es decir, mostrar el lado amable de las cosas y una realidad perfecta que, de hecho, sabemos que es útopica.
Y lo que ocurre, es que al proporcionarles solo contenidos “políticamente correctos”, se los está preparando para un mundo plano y de una sola cara. Un mundo ideal concebido por el deseo de los adultos, aun a sabiendas de que en la vida real no siempre será así.

Al edulcorar las situaciones, censurarlas o reconducirlas hacia un significado concreto, lo que se hace es privar al niño de los elementos necesarios para descubrirse y construirse. La literatura pierde uno de sus sentidos primarios cuando es tendenciosa y ofrece exclusivamente aquello que alguien considera adecuado y que habitualmente está orientado a fabricar “adultos de laboratorio ideológicamente uniformes”.

Los niños, nos guste a nosotros o no, necesitan cuentos de malos muy malos, y de buenos muy buenos. Cuentos de princesas y príncipes, de brujas y de magos. De tontos y de listos. Cuentos de madrastras malvadas y padres desaprensivos que abandonan a sus hijos. De lobos que acechan y de viles que se salen con la suya. De niños que trabajan y de niños que mueren. Cuentos románticos y cuentos de aventuras. Alegres y tristes... Porque no todos somos iguales, y no queremos ni necesitamos las mismas cosas.
La lectura ayuda a que ellos, ante los diversos modelos humanos, se posicionen, saquen sus propias conclusiones y se construyan.

En definitiva, leer debería servir para ir buscando en uno mismo las herramientas adecuadas para afrontar sabiamente las situaciones reales de la vida.

Fuente: 

7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Espero que hayas disfrutado... Un placer contar con estos pedazos colaboradores. Un abrazo.

      Eliminar
    2. :) Este espacio es fantástico. Un placer poder participar en él.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias María, el mérito es siempre de nuestro colaboradores. Un abrazo.

      Eliminar

¡NO OS OLVIDÉIS DE DEJAR VUESTRA HUELLA POR AQUÍ!